Elba Picó, en memoria

ElbaPicoMemoria
Elba Picó, en memoria

Luz de Gas, Barcelona. 13 de febrero de 2014

La otra noche se unieron en Barcelona músicos y admiradores de Elba Picó para rendirle un postrer homenaje, un homenaje que contó con el elemento más importante: el cariño. Todos los músicos que participaban lo hacían desinteresadamente; el público había abonado una entrada simbólica; el local estaba lleno y empezaba el concierto con una introducción musical presidida por una foto de la artista proyectada al fondo del escenario. Una presencia que fue constante, porque todo giraba alrededor de ella. No importaba si era uno u otro el que estaba en el escenario; todos, en todo momento, le estaban dedicando a Elba Picó su actuación y así lo percibía el público que estaba allí para recordarla.

En el escenario se iban turnando los músicos, Esteban Rabito Vélez, Jorge Sarraute, Horacio Fumero, Pablo Cruz, Marcelo Mercadante, Martin Fernández, Gustavo Battaglia, Carlos Padula, Mario Mas, Gorka Benítez, Noelia Rodriguez, Sebi Suarez; el poeta Marçal Font; los cantantes Luisa Atauri, Ana Rossi, Fernando Ríos Palacios, Cristina Vilallonga, Carme Canela, Mayte Martín, Paco Ibáñez; y junto a todos ellos, dos hijas de Elba Picó, Joana de Diego y Raquel de Diego. Sonaron canciones que ellos le dedicaban, como un poema de Espriu (Joana de Diego), y otro de Jorge Manrique (Paco Ibáñez); un bolero, Ya no estás más a mi lado (Carme Canela); un tango, Che Bandoneón (Cristina Vilallonga); pasando por Zamba para no morir (Mayte Martín); hasta la Chacarera del ’55, que cantaron todos los presentes, músicos y público, como despedida en una noche llena de recuerdos y emociones.

Elba Picó llegó desde Argentina a Barcelona a los 34 años, y se quedó definitivamente, para convertirse en todo un referente del tango, de ese tango tan vinculado y apreciado en esta capital. Muchos fueron los intérpretes que la acompañaron en algún momento de su carrera; muchos fueron los escenarios que la vieron actuar; muchos los espectadores que tuvieron la suerte de escucharla. Como en un resumen de todo ello, un escenario, un nutrido grupo de músicos y muchos de sus amigos y admiradores, recordaron a Elba Picó con tristeza y alegría a la vez; porque aunque ella nos dejó el año pasado, su música estará siempre con nosotros. Relacionados | Federico Francesch | DESAFINADO RADIO