El Tio Carlos

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - El Tio CarlosEl Tio Carlos
Sala el Sol. Madrid
17 abril de 2008

Un gusto agridulce recorría mi boca tras salir del concierto que El Tío Carlos ofreció en Madrid el pasado jueves día 17 de abril. Por un  lado, tenía muy claro que los allí asistentes habíamos presenciado un espectáculo musical y visual de una calidad y una ejecución muy brillantes, que denota un trabajo y un savoir faire muy digno por parte de la banda. Pero por otro lado, un pesar incómodo al corroborar que ciertas propuestas y ciertos grupos no acaban de calar, en una cada vez más rockera y popera capital.

Es cierto que el día se había presentado muy desapacible desde primeras horas de la mañana, y que las precipitaciones fueron una constante, antes, durante y después de la actuación. No deja tampoco de ser verdad que la hora del concierto, tratándose de un jueves, no resultase la más adecuada a pesar de ser una longeva tradición de la sala. Factores que siempre tiran para atrás y hacen más difícil la afluencia y asistencia a este tipo de eventos sociales.

Pero que solo “unos elegidos”, según las propias palabras del cantante del grupo Carlos “El Payo Ye Yé” Zarazaga, asistiéramos al concierto, es una reflexión a tener en cuenta, ya que en última medida es la propia ciudad de Madrid la que sale perjudicada.

El Tío Carlos es un proyecto musical hecho a mano. Fraguado con la tranquilidad y la pausa que terminan dando frutos de gran calidad cuando el producto es bueno, como es el caso. Son buenos los temas, son buenos los músicos y es buena la propuesta sobre el escenario de El Tío Carlos.

Ocho son los miembros que conforman este combo barcelonés. Siete músicos, más una persona responsable del apartado visual, que a través de proyecciones refuerza el mensaje y el calado de las canciones. Canciones de su disco homónimo El Tío Carlos (2007 K Industria cultural) que fueron repasando una a una, y que en directo ganan en fuerza; tal es el caso de Natural, Pares y Nones o Cai, o en belleza como pasó con Sarah o Bishos. Repertorio que fue completado por un buen tema inédito Benito el guardia civil, y una sorprendente versión de The Wall de Pink Floyd.

El Tío Carlos suena sin sonar a flamenco, mediterráneo, bolero, rumba catalana, reggae e incluso a hip hop en algunos pasajes, pero con un estilo y unas maneras que les hacen diferentes, y bajo mi punto de vista mejores, que un gran número de grupos que explotan una fórmula que podría resultar familiar.

En la música, y más en este país, la repercusión que alcanza un grupo depende de factores etéreos y ajenos muchas veces a la calidad del mismo. Pero si fuese ese el baremo que se utilizase, El Tío Carlos debería estar ocupando un plano mucho más visible, tanto dentro, como fuera de nuestras fronteras, ya que es un grupo que representa y representaría eficazmente un tipo de música hecha solo por estas tierras, que nada tiene que envidiar a la hecha en otros países. En definitiva, música bien hecha y para todos los públicos. // Bruno Freire León