Concha Buika / El último trago, homenaje a Chavela Vargas

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Concha Buika / El último trago, homenaje a Chavela Vargas Concha Buika
Voll Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona
Palau de la Música
Barcelona 5 de noviembre del 2009

Con todas las localidades vendidas y con un público que le aplaude a rabiar desde el principio, la mallorquina (que además se dirigió en catalán toda la noche al respetable) no tuvo problemas para meterse en el bolsillo a todo el Palau. El proyecto que presenta se llama El último trago, homenaje a Chavela Vargas, el disco se grabó con Chucho Valdes, pero para su presentación por lo menos aquí Buika ha contado con un trío de cubanos que ya conocíamos. El pianista Iván "Melón" y Dani Noel al contrabajo son músicos que suelen colaborar en los equipos de Javier Limón (productor del trabajo) y ambos estuvieron en aquel primer proyecto de Horacio El negro que se llamaba Italuba. El batería Fernando Favier es un músico con un gran potencial, que no pudo demostrar en el concierto del Palau. Empezó la cosa con un invitado de lujo, Javier Limón a la guitarra y Concha Buika, vaya par, al segundo tema, aquel Volver que hiciese popular Vicente Fernández, de nuestra niñez o juventud emocionó a el público, estaba conversadora y con ganas de triunfar, voz no le falta y además puede romper cualquier registro a su gusto y jugar con las composiciones como le da la gana. Salio el trío y cantó, Se me hizo fácil, Soledad, después se quedó sola con "Melon" enorme pianista con un sentimiento grande, tocaron el bolero Somos. De nuevo el trío y aprovechan para dar un salto a las raíces africanas de la música cubana (genial el momento, pero la mayoría del público lo ignora, pendientes solo de la cantante, que en este momento deja a los músicos crear). De nuevo "Melón" y Buika solos, la cantante rompe las melodías como quiere y pasa de susurros a gritos creando ese universo tan suyo. Hace El último trago y entramos en el frenesí final, vuelven los músicos, Luz de Luna (preciosa) aparece Limón a la guitarra que pone a los tres cubanos a las palmas y se arrancan por bulerías, a partir de una canción que le cantaba su madre, hace una bulería y la termina con Se nos rompió el amor (apoteósico) después Jodida pero contenta, un tema en catalán y cuando el público cree que ya todo se ha acabado, sale ella sola y nos hecha encima una versión de Ojos verdes, que es imposible que no te afecte. Reconozco que no hubo jazz, pero esta mujer tiene algo especial que te obliga a quererla. buika.casalimon.tv, relacionados // Candido Querol