Clint

Clint-CD
Clint
“Asuntos internos”  Discos malos, 2012

Si el grupo se llama Clint, sus miembros Harry Callahan a la batería Harry el Ejecutor al bajo, Harry el Fuerte a los teclados y trompeta y Harry el Sucio a la guitarra eléctrica y programaciones, si el primer tema de su nuevo trabajo se titula Serie B no hay que ser muy listo para imaginar de que va la cosa, ¿no? Música pensada para cine, música que apuesta por crear melodías que ayudan a imaginar escenas, composiciones pensadas para la libertad del oyente. Pop, rock, sí, más o Clintmenos, en Casa cerrada las guitarras y los arreglos armónicos están cerca de los grandes grupos instrumentales españoles de todos los tiempos, o sea Relámpagos, Pequenikes, o el maravilloso “Que Dios reparta suerte” de los Gabinete Caligari, disco que aun que no era instrumental, podría haberlo sido, atento a la entrada de Pólvora eres, y  me cuentas. Después de “Los tipos duros también bailan” Siesta 2007, los Clint deciden producir con un sello nuevo Discos malos pero siguiendo con la idea de componer pedacitos de escenas musicales que se adaptarían a películas imaginarias, los temas vuelven a ser suyos, en este caso han añadido una versión de Vic Chesnutt Flirted with you all my life, y han prescindido de la voz de Constantino Romero aun que usan esas voces de fondo al estilo de Migala, en escenas como No te alarmes o en la delicada nana que cierra el disco con el nombre de Clint (para que pensar más) . Alguno de los nuestros es una maravilla de composición donde se permiten jugar con coros y vientos, una de los mejores y mas inclasificables de sus temas, en directo puede ser la bomba. Hechos presuntamente delictivos es otro ejemplo de composición arriesgada, la tuba de José Luis Ricart le da un aire de brass band muy interesante. Sin duda el tema más pop es Vacaciones en el bar, atemporal, fresco ideal para gravarlo en tu cabeza y mantenerlo vivo buena parte del verano, no estarán en ninguna lista de superventas pero hacen la música que les gusta. www.clint.es | relacionadosCandido Querol