Charlie Winston

hobo_charlie_winston_500.jpgCharlie Winston

“Hobo”

Warner Music 2009

Hobo es el primer álbum en solitario, que no debut discográfico, del británico Charlie Winston. Anteriormente ya había publicado otro trabajo auto editado: Make Way 2007, que le llevó a actuar junto al capo del sello Real World: Peter Gabriel, que decidió ficharle y editarle este disco que nos traemos entre manos.  

Hobo ha conseguido desde que se publicara en noviembre de 2009 la difícil cifra, en estos días sobre todo, de 300.000 copias vendidas con el consiguiente disco de platino, y su autor, ser galardonado con el premio al mejor artista británico en Europa por la European Border Breaker Award.

Cuando uno se enfrenta a trabajos con semejante carta de presentación, siempre le surge la duda de si es realmente un buen proyecto, o es humo lo que nos venden. En el caso de Hobo, es realmente un disco digno de mención favorable.

Este primer trabajo en solitario de Mr. Winston (como él se llama) camina sobre los firmes cimientos del Rythm and Blues, Soul, Folk, Rock y hasta de ecos pop en alguna pieza, apoyado en las solventes suelas de la producción y mimo que Real World imprime en sus álbumes. Tanto a nivel de sonido, el álbum suena extraordinariamente, como a nivel de arreglos que van desde la orquestación sublime hasta el minimalismo en ciertos cortes, e incluso hasta el diseño, están muy trabajados y cuidados en este disco. Pero como no todo el monte es orégano,  hechos estos merecidos halagos, vayamos a la parte mejorable del álbum, que no es la obra sublime de Charlie Winston ya que por juventud, voz e inquietud, está por llegar. Hobo arranca con In Your Hands, Like a Hobo y Kick The Bucket, tres cortes que hacen que uno entre en un estado de ánimo y agitación que se ve truncado y roto con la entrada de la melosa armonía de  I Love Your Smile a la que se suman My Life as a Duck, Boxes y Calling Me. Con Tongue Tied y hasta Generation Spent se recupera el excitante tempo e intensidad del arranque, para acabar, y ahora sí que entran bien los temas más suaves, de forma muy notable con Every Step y My Name. Con esto no quiero decir que dichos cortes carezcan de calidad o sean malos, sino que el orden de selección no resulta el más adecuado ni acertado para el oyente.

Hechas todas estas apreciaciones por mi parte, que cada cual escuche y opine lo que guste, que para eso está la música.    www.charliewinston.com   Relacionados  // Bruno Freire León.