Casasses i Comelade

Casasses-i-Comelade
Casasses i Comelade.
El Molino 14 de marzo del 2011


Fue la primera noche que veía largas colas en el nuevo El Molino, una sala desprovista de sillas recibía un público mas cercano al rock & roll que no a otras músicas minimalistas. Pascal Comelade es sin lugar a dudas el músico que más veces he visto en directo, pero siempre se reinventa. El pianista (para esta ocasión solo piano de cola en todos los temas) se balanceó en un reiterante movimiento y solo después del segundo bis, esbozó una tímida sonrisa al público que lo venera, empezaron con un instrumental mientras Casasses agachado esperaba, cual indio escondido, el momento del ataque, ese momento fue Sense el ressò del dring, a partir de ahí durante casi dos horas repasaron su nuevo “N’ix” Discmadi, 2010 y también en menor medida “La manera més salvatge” Discmedi, 2006. Además de Comelade y Casasses en escena Pep Pascual (vientos y percusiones), Ivan Telefunkez a la guitarra, Roger Aforte al bajo, los dos jóvenes de Cabo San Roque (sangre nueva de las generaciones poscomelade que afortunadamente conviven en una misma creación) Laia Torrents al acordeón y un Roger Aixut (varios) que tuvo momentos mágicos con sus dúos con Telefunkez. Todavía otra persona en la marimba que no pude ver, lo siento. Durante el concierto mientras escuchaba a Casasses aceptaba que este dúo cada vez está más cercano al momento en que la Velvet tuvo en Lou Reed un gran poeta. Comelade cada vez más ejerce de director, prepara concienzudamente los guiones y escoge los actores, a lo largo de su carrera actores como Perucho, Gat, Cunningham, Draminsky, Méloux, Chenière (mi admirado General Alcazar) han sabido aportar su gran personalidad diferenciando así en la obra de Comelade etapas muy claras, ¿Quién puede pensar que sus producciones con G3G Records puedan llevarnos a la etapa actual? y en el fondo siempre cuanta las mismas historias, ahí radica su grandeza, pero anoche, un servidor se preocupó, es cierto que Pep Pascual, cada día que pasa se convierte en pieza esencial de las últimas propuestas de Comelade, y además representa como nadie la improvisación a partir de lo cotidiano, su momento mágico con la cafetera con agua fue de lo mejor que puedas ver en directo, pero las miradas de Casasses no me parecieron de admiración. Nunca que yo recuerde en ningún concierto de Comelade ha habido rollos de protagonismo, cada cual con su inspiración y sus armas ha aportado las ideas, pero anoche Pep creo que abusó del sonido, sobre todo sus vientos se comían literalmente las aportaciones de Casasses, así lo viví y así lo comento, ojala fuese casualidades del directo, seria una pena deshacer el hechizo. relacionados // Càndido Querol

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Casasses i Comelade