Carles Dénia

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Carles Dénia

Cant espiritual. Carles Dénia Música. 2017

Para algunos expertos el valenciano Ausiàs March puede considerarse el poeta europeo más importante de su época (primera mitad del siglo XV)  En cambio costaría encontrar a alguien que haya leído sus poemas y menos este Cant Espiritual de 22 versos dirigidos a Dios, en segunda persona, dónde el poeta muestra sus debilidades ante los placeres de la carne, por lo que no duda que irá al infierno. A partir de estos poemas, el cantaor Carles Dénia (Gandía) ha escrito y musicado 12 canciones que siguen la línea temática de esa angustia religiosa. No es mi intención opinar sobre las letras (quizás más adelante me atreva) sino sobre la música que ha compuesto Dénia. Una música que parte sobre todo del flamenco y del folklore valenciano, dos campos en que Dénia se mueve con igual soltura. Lo acompañan en el proyecto, Aleix Tobias y David Domínguez en las percusiones, el guitarrista Pau Figueres, Albert Sanz al piano, Ismael Alcina al bajo eléctrico, Andrés Belmonte a la flauta. Para los coros ha contado con Erminia Fernández Córdoba y Pere Martínez (otro cantaor atraído por la poesía religiosa) un grupo de músicos de sobras conocido para el público que sigue esta publicación. El disco además cuenta con un diseño muy original, formato de estuche con fotografías que reflejan a un Dénia “atrapado” en los placeres de la carne y el vino. Vamos con las canciones, Puis que sens tu, algú a tu no basta, la flauta y la guitarra nos introducen en un ambiente místico, se respira una paz interna, pero las percusiones amenazan cambios, la voz de Dénia escala hacia terrenos flamencos y la guitarra de Figueres lo testifica. Tan clarament en l’entendre no peque, cambio de registro aunque la guitarra y percusiones parecen acercarse a unos tangos no tardarán el bajo de Alcina y los maravillosos teclados de Sanz en llevar el poema a un terreno en que el flamenco y el funky se fusionan maravillosamente, los que conocéis al pianista valenciano ya sabéis de que es capaz con los teclados. A tu deman que lo cor m’enfortesques, entrada de canción, guitarra y voz, una voz con aires religiosos que se irán adentrando en lo que podríamos clasificar como souleria religiosa. Gran trabajo de Belmonte con la flauta. En Prec-te, Senyor, que la vida m’abreuges, siguen fusionando el soul con el flamenco, coros preciosos de Erminia Fernández y enorme trabajo del bajo eléctrico de Alzina. Y llega una Toná, Per bé que tu irascible te mostres, Dénia se encierra a solas con March, para dramatizarlo más se sustituye el martillo y el yunque por una especie de sonidos de celemín o algo similar. La voz del cantaor, enorme, con la templanza de los grandes. Tu est la fi on totes fins termenen, el piano de Sanz y la voz de Carles Dénia, podríamos definirlo como la canción mediterránea que nunca debieron abandonar Serrat y otros que en su época estuvieron por esos derroteros. Un tema que demuestra que Dénia puede cantar cualquier estilo y dejarnos hechizados. Unas percusiones y unos coros que nos recuerdan la gran importancia de la música árabe en el folklore valenciano, nos traen Puis te conec, esforça’m que jo t’ame y llega el precioso bolero (el valenciano, no el cubano) Tóbal Rentero y el mismo Dénia a las laúdes, en este tema Dénia ha querido meter toda la familia, laúd, guitarrón, guitarra, un regalo para los oídos de cualquier época. El siguiente tema, Qual será el jorn que la mort jo no tema (Dénia / Tobias) nos trae ese aire de música tradicional española que sin duda alguna Coetus (dónde militan los dos) está defendiendo como nadie. Un temazo impresionante que en directo tiene que ponerte la piel de gallina. Viaje hacia el sur (a mí me huele a Cadiz) y cuándo se adueña del tema el piano de Sanz ya me lleva al otro lado del atlántico, Tol-me dolor com que me’veig perdre·l segle, fusión perfecta de jazz con ese flamenco que tan bien sabe acercarse a algunas melodías. Seguimos con ritmos de ricas percusiones y un Belmonte que sigue demostrando que es parte fundamental del disco.  Entra la guitarra de Figueres y marca una malagueña, como toca este hombre (supongo que ya has escuchado su Nada nuevo bajo el sol)  y cuando entra la voz de Dénia, rebuscando por los meandros de la malagueña y de su propio estómago te deja tieso, el tema se llama Dóna’m esforç que prenga de mi vengre, remata con abandolaos, como debe ser. Y para terminar, un bolero (ahora sí que cubano) Oh quan será que regaré les galtes, juegos de percusiones, guitarras juguetonas, la flauta mágica de Belmonte y la voz de Dénia cantando sus dudas y dejándonos con ganas de volver a empezar este Cant espiritual.  + info | relacionados  

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Carles Dénia