Caravan Palace

caravan-palace.jpg Caravan Palace
"Caravan Palace"
Café de la Danse, 2008

Caravan Palace surge como trío (contrabajo, guitarra y violín) formado al calor del amor por el jazz y el swing, pero al poco tiempo esta formación se ve limitada a la hora de explorar y abarcar el sonido de su proyecto, e integran entonces a un clarinetista, un Dj a las bases y una cantante. Sin disco en el mercado, durante el año 2007, a base de unos directos arrolladores se convierten en una de las propuestas más interesantes y prometedoras del panorama musical francés, agotando todas las entradas del concierto que ofrecieron en el Nouveau Casino de París en junio de ese mismo año. Así, llenando y obteniendo unas magníficas críticas allá por donde pasan, llega por fin la edición de su esperadísimo primer álbum a finales de 2008 que supera con creces las expectativas creadas al respecto.
Caravan Palace suenan como si el dúo de música electrónica francés Justice se dedicará a remezclar a Django Reinhardt. Los quince cortes del disco se van alternando uno tras otro de forma rítmica. El álbum comienza con Dragons, una descarga de swing electrónico a la que le sucede Start Scat, una canción down tempo de jazz íntimo. Y así, sucesivamente todo el disco. Temas de corte bailable con canciones lentas donde el gusto y la exquisitez del grupo en la ejecución y  la composición son palpables desde los primeros acordes. De repente suena Jolie Coquine, otra impresionante canción  llena pistas seguida de Oooh, un swing al más puro estilo Reinhardt  al que le sigue a su vez Suzy, que hará también las delicias de los DJ´s en sus sesiones más discotequeras. Todo ello aliñado de un aire cinematográfico en temas como Je m´amuse, L´envol o Brotherswing, este último también idóneo para que se te lancen los pies.
Caravan Palace van a ser una de las sorpresas más agradables de 2009 a nivel discográfico, a la espera de ver su propuesta en directo que viene acompañada de proyecciones de viejas películas en blanco  negro. Y si los directos están al nivel del disco, y casi seguro que lo superan, van a dar mucho de qué hablar.
Si cupiese imaginar una inauguración actual del mítico Cotton Club, Caravan Palace deberían ser los encargados de romper la botella de champán.// Bruno Freire León