BURRUEZO & BOHEMIA CAMERATA EN DIRECTO

burruezo.jpg Burruezo & Bohemia Camerata, un lujo por los sentidos

Sala Apolo. 17 de enero. Barcelona

Espiritual, amante de la belleza o, mejor dicho, de los caminos que llevan a la belleza. Defensor de la tradición, pero rompedor donde las haya -basta recordar al grupo de culto de los ochenta, Claustrofobia, del que fuera líder y fundador-, ecologista, flamenco y, ahora, divulgador del misticismo sufí mediante la música. Pedro Burruezo es todo esto y mucho más. Alguien que se ha ganado a pulso desde primera fila y en la sombra, todo lo que ahora recoge, un auténtico lujo para cualquier artista: hacer el disco que quiere y que siente. Clasificar el trabajo de este catalán seria algo tan difícil como equivocado. Como la procedencia de sus componentes -musulmanes, judíos, cristianos, flamencos e incluso, agnósticos- su música es abierta, amplia y, sobre todo, bonita. A veces camerística, otras jugando con la electrónica que se entronca con el lamento del magistral violín de Lea Shalom, también flamenca, llena de aires medievalistas y sefardíes, profunda y radicalmente contemporánea… Si con su anterior disco Intimissimo Café (K Industria), Burruezo & Bohemia Camerata ya nos sorprendía con un estilo que no tiene que ver con nada pero que bebe de casi todo, en este Multaqa* Antigua Contemporánea -*encuentro amistoso en árabe- (K Industria), la inspiración en los poemas de los sufís (los místicos del Islam) hace que el resultado sea una especie de cabaret espiritual pleno de simbolismos. En esta ocasión, junto a la formación de cuerda de Jovic Sagristá, la mencionada Shalon, Mon Roy e Iván Lorenzana, se añade Wafir S.Gibril, virtuoso multi-instrumentista sudanès de Radio Tarifa. Espiritualidad y pasión, armonías y perfumes nuevos, y por encima de todo, una personalidad intransferible de la que podremos disfrutar el próximo día 17 a la Sala Apolo de Barcelona. En definitiva, una multaqa imprescindible para los seguidores de Burruezo y para todo el que quiera vivir una experiencia embriagadora y única// MariaJo López Vilalta –La Morocha-