Barrence Whitfield y Eddie Kirkland con Wentus Blues Band.

barrence-whitfield.jpg

Barrence Whitfield y Eddie Kirkland con Wentus Blues Band.
I Gasteiz Blues Festival.
Gasteiz – Vitoria
29-30-31 de julio del 2009.

Aprovechando mi paso por Gasteiz, me acerqué el jueves dia 30 al Jimmy Jazz para escuchar a Barrence Whitfield, han pasado muchos años desde su concierto en Bikini, pero todavia recuerdo como se subía por las paredes desgañitando sus temas, el público de Gasteiz recibió con frialdad a la Wentus Blues Band un grupo de Finlandia que liderados por Juho Kinaret a la voz y percusiones fue animando a la concurrencia con un rhytm & blues que anima a cualquiera. Dos guitarristas, un bajo, batería y hammond forman un grupo compacto que conocen perfectamente el lenguaje del blues, después de 4 o 5 temas y de varios ejercicios gimnásticos, volteretas incluidas, dieron paso a la guitarra de Eddie Kirkland, con 72 años el de Jamaica sigue siendo un guitarrista a respetar, a las primeras de cambio ya se cargó una cuerda, toca el hombre con toda la potencia de los de su época y supo ganarse al público desde el principio, no tardaría mucho en aparecer la "bestia", con su "chapela" calada, la barriga que dan los años y todo el espíritu punk – garagero que siempre tuvo, pidió a la gente que se acercara a su show, Barrence Whitfield empezó a gritar, saltar, salpicarnos de su propio sudor y arrasar con su rock and roll, potente, secundado siempre por la banda finlandesa que no se achica ante nadie. Temas de su etapa con The Sauvages, fueron haciendo saltar a un público batsante entregado, estoy seguro que si el público hubiese tenido 20 años, las ollas típicas que forman ante grupos barbilampiños huibiesen sido de una consistencia brutal, Barrence saltó y imprimió una fuerza al rock and roll que ya quisiesen para si la mayoría de combos actuales, en el momento en que reapareció Kirkland y con tres guitarras en escena, el blues encontró su sitio, pero tuvo que volver el rock and roll para que Barrence  estuviese en su salsa y mojando al personal "con agua" se fue entre saltos de locura, ante un personal que quería más, buen cartel para un festival que nace en una ciudad que fue capaz de consolidar el jazz, que cunda el ejemplo. // Candido Querol