Antonio Carmona

Antonio-Carmona-de-noche
Antonio Carmona
“De Noche” Universal, 2011

Ni rastro de Ketama. Seguramente sea este el objetivo en la carrera en solitario de Antonio Carmona, pero a los seguidores acérrimos del Antonio-Carmona-de-noche-picgrupo que agitó el panorama flamenco de los 90, nos duele inevitablemente el alma cada vez que se nos presenta un trabajo de algún ex – ketamero pero sin Ketama. Por suerte ahí está esa voz, inconfundible, que aunque no quiera, lleva el sello de la mítica banda. Pero son otros tiempos, otra realidad, Antonio debe tener otras obligaciones, intereses e inquietudes y en este segundo disco de su carrera, a pesar de tener un título de aire canalla, resulta demasiado light, insípido y repetitivo. En definitiva, no despierta ni un atisbo de conmoción al escucharlo. Aún así, los fans del granadino podrán disfrutar de un hombre mucho menos venenoso que en su anterior álbum –lanzado hace ya cinco años-, pero con su timbre y su salero característico. Muy poco flamenco y más americano, al parecer por sus incursiones en esa Miami que desconozco lo que da a los españoles. De hecho el disco se ha grabado a caballo entre Hollywood, Los Ángeles, Miami y Nueva York, aunque según reza la hoja de prensa que lo acompaña, Carmona ha querido que hubiera algo de sus múltiples viajes que realizó durante esos años de silencio a lugares tan exóticos como la India. Por suerte no nos regala ningún tema de aire bollywoodiense, pero sí uno que sólo por estar, ya merece la pena hacerse con el álbum: el maravilloso tango Las Cuarenta. Un temazo arrebatado  en el que Francisco Gorrindo tan bien dijo aquello de “Aprendí todo lo malo, aprendí todo lo bueno, sé del beso que se compra, sé del beso que se da…” en el que Carmona se deja acompañar por la voz de rompe y rasga de Buika. Tan bueno, que casi hace olvidar el obviable corte Camino de los Sueños en el que incomprensiblemente el ex Ketama invita a la mantequillosa Nelly Furtado // http://antonio-carmona.com/ // Relacionados / MariaJo López Vilalta (La Morocha)