Anthony B

anthony-b.jpg Anthony B
"Rise up"
Greensleeves Records / Galileo Mc

A lo grande. Anthony B vuelve por sus fueros con su califragilística garganta. Esa que engulle versos con el sinuoso zigzagueo de una boa. El rey del dancehall, ya un habitual de la piel del toro por sus continuas visitas, lo borda con una de sus características producciones con sello de la casa. Apuesta por cartas seguras. Las que le brindan los ya omnipresentes Sly Dunbar y Robbie Shakespeare – el tándem rítmico más prolífico de Jamaica –  Steven Lenky Marsden, o los vocalistas Keisha Patterson, June Cole y Dalton Browne. Y firma un disco a la altura de biblias previas de la talla de Real revolutionary o Universal struggle. Aquí invita a pasearse por estos explosivos surcos a Chezidek en Better hafi come, el legendario Horace Andy en Enter the kingdom of Zion, y al titán generacional Lukie D, en Be wise. Muestra su cara conciliadora en Stop fight reggae. Homenajea inevitablemente a la ganja en On spot herb shop. Respira hedonismo y desenfado en Rise again. Se crece hiperbólico con su punzante ragga en The place too red. Y calza la reivindicación en la pegadiza Where is the black man rights? ¡Que tiemblen Beenie Man y Sizzla! Este Usain Bolt del micro está aquí para batir las mejores marcas. Galileo Mc www.anthonybmusic.com // Miguel Ángel Sánchez Gárate