Aniversario Sabor de Gracia

sabor-de-gracia.jpg Aniversario Sabor de Gracia
"Sabor de Gracia e invitados"
Festival de Guitarra i Altres Acords
Sala Apolo, Barcelona
20 de mayo de 2009

Lo de la pasada noche del 20, fue una apoteosis rumbera histórica. Porque si de algo es capaz Sicus Carbonell, líder del grupo protagonista de la velada, es de congregar a su alrededor a los number one de la escena barcelonesa de ayer y de hoy. Y, eso es en lo que consistía la fiesta que nos regaló esta banda salsero-rumbera donde las haya, con motivo de sus 15 años de vida.  Había una cierta expectación por ver con qué Sicus nos encontrábamos después de un periodo bastante largo sin dar “guerra” por el mundo rumbero, en el que entre otras cosas ha encontrado una camino de alivio –como ocurre más pronto o más tarde en la comunidad gitana- en el culto evangélico. Sin embargo, sobre el escenario dio la sensación de que no hubiera pasado nada, ni tan siquiera el tiempo. La formación del barrio de Gracia –con algunos cambios- estuvo en plena forma y tan poderosa como siempre la habíamos conocido. Con su estilo propio e intransferible que juega con la rumba a su antojo, metiéndole buenas dosis de sabor caribeño, Sicus y compañía repasaron exhaustivamente lo mejor de su repertorio, incluyendo por supuesto, buena parte de los temas que recientemente crearon a partir de la visión rumbera de la nova cançó –“Cançó amb Rumba”-. Para ello entraron en escena personajes tan chocantes para el ambiente rumbero como Joan Reig de Els Pets o Gerard Quintana.  Pero la rumba fue espíritu, corazón y alma del motivo encuentro. Peret, falló en el último momento, pero no hay mal que por bien no venga, y pudimos disfrutar de un exquisito Moncho que nos ofreció una rumba del gran Pescaílla con mucho sabor. La ristra de sorpresas fue imparable, hasta organizarse un sarao como dios manda sobre el entarimado en el que compartían melodía y buen rollo prácticamente todas las generaciones rumberas. No faltó Xavi Ciurans de Gertrudis, ni músicos de Dijous Paella, ni mucho menos Joan Garriga de la Troba Kung-Fú que se marcó un simpático tema codo a codo con Carbonell, mientras entraba en el estrado el magistral saxofonista Jimmy Jenks y la trompeta del cubano Gitano. Allí, detrás, en el ventilador mestizo, Ramón Giménez fue el representante de Ojos de Brujo y dos “ex” compañeros de Sicus, Pep Lladó y David Torras de Ai Ai Ai, tampoco faltaron a la cita. La participación breve pero brava de Wagner Pa, ya en la recta final de una larga e intensa noche, unida a la del gran Josep Mas Kitflus, remató un concierto brillante al que no le faltó el particular homenaje que Sicus rindió a su “nuevo” compañero de viaje, Jesús de Nazareth. Buenos músicos, descargas potentes y mucho vip rumbero en una noche por todo lo alto que vuelve a demostrar que como Sabor de Gracia sólo puede haber uno. Per molts anys!.// MariaJo López Vilalta La Morocha