Andrés Suárez

anDRESsUAREZ aPOLO2015
Andrés Suárez

Barcelona, Sala Apolo, 12 de junio de 2015

El nuevo desembarco de Andrés Suárez fue un poco más arduo que de costumbre. La presencia de instrumentos en el escenario entreveían la que iba a ser una gran noche. Por primera vez, el cantautor gallego se hacía acompañar de toda su banda en un concierto en la Ciudad Condal, algo muy bien recibido por su público. La gira de su nuevo disco, Mi pequeño sueño (Sony Music, 2015), adquiere este formato, dando un paso más en su carrera. Muy bien arropado (le acompañan Luismi Baladrón, Marino Saiz, Andrés Litwin y Ovidio López) y sin freno salió al escenario, con energías renovadas y muchas ganas de tocar. Empezó andresSuarezBandael concierto claro, directo y muy rockero, con los primeros compases de No saben de ti, la misma canción que abre su nuevo disco. Cuatro frases y dos acordes fueron suficientes para encandilar al público que lo esperaba. Aprovechó que venía con su banda para sacarle el máximo partido y se disculpó con su público por haber tardado tantos años en acompañarse con ella. En el escenario se mostraron muy compactos, se nota que entre ellos hay buena química. En especial con Ovidio López, el nuevo guitarrista, que en su segundo concierto con Andrés Suárez se complementó y se entendió a la perfección. Tras unas canciones bastante intensas, el concierto adquirió otro aire cuando interpretó Rosa y Manuel, solo acompañado por Marino Saiz al violín, una canción que siempre dedica a sus abuelos y que consigue emocionar incluso al que no quiera. Llegados a este punto más íntimo, pidió el más absoluto silencio en la sala para interpretar con su guitarra Benijo. Con el máximo respeto y acompañado únicamente por los coros del público, Suárez se deleitó y enmudeció la sala con su música. Ya con todos los músicos de nuevo en el escenario, la aparición  de su amigo Rafa Pons inyectó un renovado punto de fuerza y de energía al concierto cantando juntos No te quiero tanto. Uno tras otro, se fueron sucediendo todos los temas del nuevo disco, sin olvidar las grandes canciones que lo han llevado donde se encuentra ahora. Tras dos horas y un poco más se despidió con Te va a pasar y 320 días, sublime. Satisfechos, contentos y agradecidos por lo recibido, abandonamos la sala con muy buenas sensaciones. Aunque se hizo corto, el artista lo dio y lo tocó todo. Ahora le espera una larga gira que le llevará por todo el país presentando su nuevo disco. A finales de octubre lo volveremos a tener por tierras catalana. Otra buena oportunidad para encontrarse con sus canciones. + Info | Relacionados | Jordi Bertran Hermosilla