Aloe Blacc

Aloe-Blacc
Entiendo la música que sirva de estímulo
para la reflexión, la educación y la denuncia

MC de reconocido prestigio en sus inicios, este californiano descendiente de panameños ha pasado a convertirse, con su disco Good Things,  en una de las principales figuras de la escena Nu-Soul. Su alto compromiso social, haciendo de su música un instrumento de concienciación social, ha sido comparado con el de Marvin Gaye cuando publicó: What’s Going On.

Segunda visita a nuestro país. ¿Qué tal la experiencia en el Festival de Jazz de San Sebastián?
«Realmente buena. El tiempo era bastante húmedo pero fue una experiencia muy positiva. La ciudad, y sobre todo su comida es increíble. Me impresionó mucho la organización, el escenario en la playa y el ambiente que se respira».

Tus inicios están ligados a la escena hip-hop, donde llegaste a ser un reconocido Mc. ¿Cuándo y cómo se produce el paso hasta convertirte en un artista de Soul?
«Cuando era adolescente estaba influido por toda la corriente hip-hop que invadía los institutos, la televisión, el cine etcétera, y claro, comencé ligado a ese estilo. Siendo Mc ya empecé a utilizar y buscar bases musicales ligadas a otros estilos como el soul, el reggae la salsa o el funk por ejemplo. En relación a cuando se produjo el cambio, fue tras diez años cantando rap. Llegó un momento en el que decidí que necesitaba buscar otros caminos y probé con diferentes estilos: rythm and blues, dancehall o jazz, hasta que descubrí que el que mejor se adaptaba a mi voz era el soul. En mi casa siempre hubo discos de Marvin Gaye, Bill Withers o Curtis Mayfield por lo que además era un género muy familiar para mí».

Durante los últimos años estamos viviendo una regeneración de la escena soul. ¿Crees que es mera coincidencia o que realmente hay detrás una nueva generación con mucho talento?
Aloe-Blacc-pic«No lo sé. Quizá haya algo de coincidencia y de interés comercial en rescatarlo. El mercado musical siempre vuelve al pasado para explotar viejas fórmulas que ya funcionaron, pero también es cierto que detrás existe una base con mucho talento. Los músicos actualmente tienen mucha técnica y educación musical. Hay artistas muy jóvenes tocando realmente muy bien sus instrumentos, cantando y componiendo música y letras de alta calidad. Creo que hay un poco de ambas cosas.

Ahora que hablamos de leas letras… Uno de los aspectos que se destacan de tu música  es precisamente el calado social de tus letras. ¿Piensas, como decía Fela Kuti, que la música es un arma?
«Por supuesto. La música no es solo entretenimiento. Está claro que existe música de este tipo, pero tiene que servir también como instrumento de educación y concienciación política. Me encanta que hayas mencionado a Fela, porque realmente fue una celebridad a la hora de utilizar la música como plataforma de denuncia. Bob Marley también es uno de mis referentes, e incluso Michael Jackson, que mucha gente no se percata pero fue todo un reivindicador. Yo entiendo la música como un instrumento que ponga de relieve toda la situación por la que atravesamos, y que sirva de estímulo para la reflexión, la educación y la denuncia».

Tus padres son de Panamá. ¿Cómo influye esa herencia en tu música?
«Cuando era Mc estaba obsesionado con los sonidos latinos. Escuchaba y buscaba bases constantemente para incluirlas en mis canciones. Esa herencia siempre está ahí. En mi primer álbum en solitario: Shine Trough de 2006 incluí cuatro canciones en español, y en el futuro seguro que vuelve  a salir a la luz. Good Things sí responde a patrones más clásicos del soul, pero si lo escuchas detenidamente también puedes encontrar detalles de esa herencia en él».

Panamá siempre ha sido un país con alta tradición y producción musical. En la década de los 70 de hecho llegó a vivirse una explosión de creatividad que abarcó gran cantidad de géneros. ¿Conoces cómo está el panorama actual allí?
» La salsa sigue siendo el referente musical allí. Obviamente la cultura panameña está ligada a ella, pero los jóvenes la utilizan de otra manera. En toda América latina el hip-hop ha entrado con verdadera fuerza. Se extiende como un virus, por lo que no existe nada fuera de su órbita. En Panamá, todo ello deriva en el reggaetón. Utilizan la iconografía y el estilismo del rap adaptándolo a su cultura musical, que como te digo siguen siendo los sonidos latinos. De ahí que el reggaetón se haya convertido en el verdadero paradigma de la música joven panameña».

A pesar de tu juventud, has trabajado con reconocidos artistas y productores. ¿Cuál de ellos te ha impresionado más, y de quién has aprendido mejores cosas?
«Guardo especial recuerdo de Alice Smith, pero sobre todo de Kenneth Bager y Thomas Troelsen con quienes trabajé en la canción Oh Na Na de The Sound of Swing. En cuanto a productores, de Grazy John aprendí muchísimo».

¿Y en cuánto a artistas clásicos?
«Me gusta mucho Stevie Wonder. Me parece un músico increíble. Toca todos los instrumentos en sus primeros discos, y encima los toca de manera prodigiosa. Me encantan también Jorge Ben, Donny Hathaway, Joni Mitchell y Sam Cooke por supuesto. En cuanto a hip-hop, De la Soul me parecen soberbios».

Good Things se publicó en 2010. ¿Tienes en mente publicar nuevo disco?
«Siempre estoy  pensando y trabajando en nuevas canciones. En cualquier sitio y en cualquier lugar compongo. Trabajo en mi próximo disco desde hace mucho, pero todavía no tengo prevista su publicación ni su grabación. Creo nuevo material y hasta que no llegue un punto en el que sienta que esas canciones están listas y tienen el cuerpo necesario para ser grabadas conjuntamente, no voy a ponerle fecha. Estamos muy metidos  todavía en Good Things, y creo que es un disco que puede tener más recorrido. No quiero trabajar ni sentirme presionado con plazos de cara al próximo álbum».

Aloe Blacc no es sólo músico, creó además su propio sello discográfico. ¿Qué trabajo resulta más duro?
«No lo sé. Ambas facetas requieren mucho trabajo. Actualmente estoy mucho más enfocado en la música. Todos mis esfuerzos están centrados en la banda, en los conciertos, en crear nuevas canciones etcétera. La aventura del sello queda ya muy lejos y ya no me dedico a esas tareas».

¿Cuándo comenzaste a montar tus primeros proyectos musicales?
«En el instituto. Lo típico que montas un grupo con tus amigos con los que te pasas el día escuchando música y compartiendo sueños. Me acuerdo que trabajábamos con cassettes, los grabábamos, los mezclábamos para conseguir bases y cosas así. Todo giraba en torno al hip.hop. Cuando tenía quince años, ya comenzaba a haber chicos que trabajaban con buenos equipos, por lo que en seguida pude empezar a trabajar con Dj´s de verdad. A partir de ahí, ya se conoce mi trayectoria».

¿En qué está más implicado tu trabajo actualmente?
«Estoy obsesionado con contar historias. Mi pasión es la de narrar cosas que importen y lleguen a la gente. Pienso que es fundamental hacer canciones que digan algo. No quiero cantar temas que no signifiquen nada y estén vacíos. Me gustaría que mis composiciones relataran una historia al igual que un actor la cuenta delante de una cámara. Por ahí pasa mi mayor implicación y mi principal objetivo en este momento?

¿Qué artista, que hayas visto últimamente y no sea aún muy conocido, te ha sorprendido gratamente?
» Sin lugar a dudas: Georgia Anne Muldrow.  Es una vocalista, compositora, productora y multi-instrumentista de Los Ángeles realmente increíble. Es puro talento en cualquiera de esas facetas. La han catalogado bajo la etiqueta de Nu-Soul, pero su música va más allá. Camina entre el jazz, el soul y el hip hop, pero lo esencial es que fusiona estos tres elementos con una asombrosa facilidad y personalidad. Es lo que más me gusta de ella, ya que no se centra únicamente en el soul de patrón clásico. Tenemos más referencias naturales que salen a la luz. ¿Cómo no van a salir de mí sonidos latinos o caribeños, habiendo escuchado en mi casa los discos de mis padres? Georgia es un claro exponente de que el Nu-Soul debe beber de más fuentes, además de la clásica, que por supuesto no se puede dejar de lado, porque si no, no sería soul. Esto me gusta de ella, además de la grandísima voz que tiene».

Acabamos de entrar en invierno. ¿Qué disco nos recomendarías para escuchar en esta época del año?
«Pues yo recomendaría el disco: Aja de Steely Dan. Me parece un álbum perfecto para el invierno. Por su textura, por sus complejas estructuras…».Texto: Bruno Freire León

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Aloe Blacc