Albert Pla | Manifestación

AlbertPla
Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona

Artèria Paral·lel, Barcelona. 29 de noviembre de 2012

De entrada ver anunciado a Albert Pla dentro de la programación de un festival de jazz, sorprende. Algo que ya sabían sus organizadores y por eso ellos mismos se encargaron de reconocer y justificar en el libreto informativo de este 44º Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona. Ellos aluden a los valores del jazz, “riesgo, valentía, consternación, humor, sarcasmo, ternura…” y sobre todo “lo que habría de ser el jazz de verdad: ejemplo absoluto de inconformismo.” Pues pleno acierto con todos estos adjetivos en lo que fue el espectáculo de Albert Pla. Y digo espectáculo, porque Manifestación no es un concierto, para nada, es más una obra teatral, un monologo al que Albert Pla añade alguna canción, incluso diría que medias canciones, y a veces medio tocadas porque simplemente acaricia las cuerdas, y hasta diría que medio cantadas, susurradas a su estilo. Canciones como Todo es Mentira, Malos Pensamientos, Teófilo Garrido o Adiós Terrícolas sirven de guión argumental mientras Albert Pla deambula en un escenario casi vació que preside una pancarta donde dice: “Tu vida es una puta mierda y lo sabes.”
Es cierto que en la hora y cuarto aproximado que dura, hay momentos en que la intensidad baja, también hay otros redundantes, pero los hay con una intensidad excepcional, como solo Albert Pla puede crear. Y todo eso no quita ni un ápice que sea un espectáculo crudo, duro, impredecible, trasgresor, desconcertante y con contenido, y que también pueda ser catalogado con toda esa serie de adjetivos enunciados, con los que se relaciona al Albert Pla “jazzistico”.
La sinopsis que se da a conocer de la obra dice así: “A él le hubiese gustado matar a un par de policías, o de banqueros, o de empresarios sin escrúpulos, pero al final, como todo el mundo, decide unirse a una manifestación contra el sistema. La manifestación antisistema, colisiona con otra manifestación antiaborto y para escapar de una carga policial, se refugia en una protesta independentista. Hay tantas manifestaciones colapsando la ciudad que es imposible escapar de la protesta. He aquí la historia de un hombre atrapado en una manifestación eterna.”
Pues para mi ya es suficiente, pienso que no hay de desvelar mucho más, así cada uno se dejará atrapar, o no, cuando la vea. Solamente diremos que Albert Pla, o mejor dicho el personaje que recrea Albert Pla porque es posible que la gente los mezcle, vive lo mismo que nosotros, una confusión creada tanto por la situación real como por la que nos cuentan los medios de comunicación. Y a veces uno se plantea si la simple manifestación es útil y no hay que optar por otras soluciones.
Para acabar solo diré que cuando salí me vino a la memoria una cita que había vuelto a recuperar el tristemente defenestrado programa de radio Carne Cruda y que dice: “Estoy más que harto y no voy a seguir soportándolo.” Pues eso. +Info | Relacionados | Miguel Amorós.