Albert Bover & Marco Mezquida

MMezquida ABover
Albert Bover & Marco Mezquida

Jamboree, Barcelona. 19 de noviembre de 2014

Cualquier aficionado de nuestra ciudad sabe que Marco Mezquida es actualmente el pianista más solicitado entre los nuevos proyectos, pero también es verdad que cualquier aficionado sabe que Albert Bover es desde hace tiempo uno de los pianistas más extraordinarios que puedas ver en directo. Así que era de esperar que la noche fuese mágica. Hace unos años pude escuchar en el mismo local también a dos pianistas de la escena local, Albert Bover y Albert Sanz y tengo un gran recuerdo de aquel concierto. Un piano de cola y un teclado, lo primero que pensé fue ¿quién se conformará con el teclado? Salen los músicos, explican que tenían mucha ilusión de tocar juntos y que han preparado un repertorio “diabólico”, Bover se sienta frente al piano y Mezquida frente al teclado, revisan un estándar para entrar en materia y atacan con una versión de Wayne Shorter (palabras mayores) se recrean en el tema, Bover empieza a compenetrarse de tal forma con el piano que te hace pensar en Keith Jarrett. El público ya está entregado y pienso que toquen lo que toquen va a ser genial. Bover explica los temas y anuncia que van a ir intercambiando posiciones y presentando temas suyos. Ahora es Mezquida quién sentado frente al piano explica que va a presentar una composición suya inédita, se trata de Radiohead/Montsant Elevation, creo que el título lo deja claro y la verdad fue divertido intentar imaginar cuanto de pop de Radiohead había en el tema y cuanto del maravilloso vino del Montsant. A continuación, centrándonos en el tema de lo diabólico, nada mejor que la parte central de Rosemay’s baby (La semilla del diablo) de Krzysztof Komeda, que maravilla, con que delicadeza estos dos hombres recrearon el tema. Vuelven a cambiar, ahora Bover desde el piano nos presenta un tema suyo, Nosferatu, y lo sitúa en el Cotton Club, pero con ellos en escenario y Ellington acompañando. Fue impresionante ver crecer un tema poco a poco, seguir las manos de Albert Bover desde cerca, esa manera de acariciar las teclas, seguir su mirada buscando la complicidad de Mezquida que con los ojos cerrados se desgañitaba en los teclados y saber que sin necesidad de mirarse se encontrarían con su música y sabrían donde estaba cada uno, fue sencillamente genial. Siguieron con otro tema de Marco Mezquida, Menguante dedicada al contrabajista David Mengual y Devil May Care pero al público le seguía pareciendo poco (a pesar de que había un segundo pase y llevaban una hora y media) así que volvieron a  cambiar posiciones y se despidieron con otra composición inédita de Marco Mezquida, Retales. Que se repita. Albert Bover | Marco Mezquida | relacionados | Candido Querol