Akalé Wubé

AkaleWube Sost
Akalé Wubé
“Sost”, Clapson | L´Autre Distribution, 2014

Todo amante de la música africana que se precie debería conocer la serie Ethiopiques, editada por el sello francés Buda Musique. En sus cuidadas ediciones recopila material de la época dorada de la música etíope, la de los años 60 y 70 del siglo XX, en la que las orquestas militares y los cantantes de privilegiada voz, caso de Mahmoud Ahmed o Alèmayèhu Eshèté, por poner dos ejemplos, triunfaban como la espuma. Es tal la riqueza y calidad de estos sonidos que a cualquier melómano no le dejan indiferentes. De ahí que incluso el director norteamericano Jim Jarmusch tiró de fondo de catálogo de ethio-jazz para su película Broken Flowers. Akalé Wubé es un quinteto francés que tampoco ha escapado al influjo del swinging Addis (el jazz que se hacía en la capital del país africano en su época de mayor esplendor), y ya va por el tercer disco en el que fragua su pasión por estas característiscas sonoridades procedentes del Cuerno de África. Akalé Wubé son al ethio-jazz en su país lo que sus paisanos Fanga al afrobeat. Unos embajadores de excepción por la precisión y fidelidad con que ejecutan su música. Sost, que significa “tres” en lengua amhárica, es el título elegido para esta nueva colección de embrujantes canciones. No hay mejor adjetivo para definir el espíritu enigmático que destilan sus melodías de aire oriental, canciones donde los vientos y las voces trufan el ambiente de una pátina de niebla o humo misterioso, como si fueran la banda sonora idónea de una película de suspense, y crearan la atmósfera para espolear de forma gradual un crescendo que incrementan poco a poco la tensión en el subsconsciente. Desde los sonidos funk de Ambessa a los cristalinos acompañamientos de mbira (piano de pulgar africano) de Kidus à cent dix, una misteriosa pieza con groove cargada de thriller, la banda formada por el guitarrista Loïc Rèchard, el bajista Oliver Degabriele, el batería David Gorgelet, el trompetista percusionista e intérprete de krar (lira etíope) Paul Bouclier y el saxofonista, flautista y clarinetista Etienne de la Sayette podría pasar perfectamente por una banda foránea afincada en Addis Abeba dada la pureza del ADN musical que manejan. Otros momentos culminantes del disco son esos conseguidos aires de intriga que tejen en Ashewa, o el marcado compás ethio-funk que ejecutan en Gab´s Trap. Aunque hay que decir que todos los temas no tienen desperdicio. El álbum incluye la presencia de unos cuantos invitados de excepción, como el saxofonista camerunés Manu Dibango , la cantante etíope Genet Asefa, el pianista Francois Chesnel (un músico inquieto embarcado en numerosos frentes, caso de Kurt Weill Project, Yoann Loustalot Quartet, Renza-Bô, Victor Michaud Wunderbar Orchestra…), el percusionista Erwan Loeffel y el organista Laurian Daire. Sost es un disco poliédrico que encandilará por igual a aquellos que disfrutaron con Inspiration Information Vol. 3, ese otro grandísimo trabajo que publicó en 2008 el vibrafonista etíope Mulatu Astatke junto a The Heliocentrics. + Info I Relacionados I Miguel Ángel Sánchez Gárate

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Akalé Wubé